29-31 MARZO 2022
BARCELONA - CCIB

Entrevista a Xavier Ferràs, Profesor de Innovación de ESADE

¿De qué manera la pandemia nos ha hecho dar cuenta de la necesidad de reindustrializar y relocalizar nuestra industria?

La pandemia ha sido una gran máquina del tiempo. Por un lado, nos ha sometido a un nivel de transformación digital que no habría llegado hasta 2031. Hemos saltado 10 años en el tiempo en cuanto a exigencia de tecnología digital. Por otro lado, hemos vuelto a 1945: la extrema demanda de tecnología ha hecho que dos superpotencias se lancen a un sprint competitivo: China (que aspira al podio mundial en ciencia, tecnología e industria); y EE. UU. (que no baja la guardia). Con todo esto, las inversiones que se pondrán en circulación son absolutamente espectaculares. En un momento en que la economía china llega a los 380.000 millones de dólares de inversión en I+D, Biden reacciona con un plan de transformación masivo de su economía, poniendo más de 300.000 millones para impulsar la I+D. Europa, a quien le tiemblan las piernas, tira también el plan Next Generation. La resultante: emergerán superclústeres de I+D e industria avanzada. Si en el pasado la globalización estaba dirigida por estructuras de coste (la actividad iba donde había mano de obra más barata), ahora la globalización estará dirigida por estructuras de innovación (el talento y la capacidad productiva digitalizada se moverá donde haya más concentración de I+D, más conexión con los centros de investigación, y mayor calidad institucional).

¿Qué tecnologías y de qué manera estas pueden ayudar a las empresas a recuperar la producción local?

La UE hace años que insta a los estados miembros a incrementar significativamente sus inversiones estratégicas en las llamadas “tecnologías habilitadoras”, aquellas que sustentan la competitividad industrial: microelectrónica, supercomputación, inteligencia artificial, cloud computing, nuevos materiales, nanotecnología, biotecnología, fotónica… Hay que incrementar las inversiones públicas en la frontera entre el mundo público y el privado, instando a las empresas a que aborden retos de complejidad creciente que no podrían hacer ellas solas sin la financiación de los estados.

“Si en el pasado la globalización estaba dirigida por estructuras de coste (la actividad iba donde había mano de obra más barata), ahora la globalización estará dirigida por estructuras de innovación”

¿En qué punto cree que se encuentra la industria de nuestro país en cuanto a digitalización e implementación de las tecnologías 4.0?

La industria de nuestro país está en un buen punto: tenemos un tejido industrial exportador y medianamente tecnificado. Pero no hemos saltado a la hipercompetición que se está produciendo ahora. No tenemos percepción de este cambio de escala en I+D, ni conciencia del cambio de paradigma (de una globalización basada en costes a otra basada en innovación). En los últimos 200 años pasamos de una estructura económica agrícola a otra industrial. Ahora tenemos que saltar a una estructura tecnológica. No hemos hecho este salto, mientras que en Asia se está produciendo de forma masiva. A nuestras administraciones les cuesta horrores destinar unas decenas de millones a la I+D industrial, cuando nuestros competidores destinan miles de millones. Esto está generando una pérdida de competitividad que pagaremos cara si no somos capaces de estructurar sistemas nacionales de innovación que catapulten sistemática y rápidamente empresas locales a la hipercompetición global.

“Tenemos un tejido industrial exportador y medianamente tecnificado, pero no hemos saltado a la hipercompetición que se está produciendo ahora”

¿Cuáles serían los mayores retos todavía pendientes de las pymes industriales? ¿Por donde los recomendaría empezar?

El reto no es de las Pymes solas. Las empresas compiten hoy integradas en sus sistemas nacionales de innovación, que las proyectan o las empequeñecen. En un sistema, todo el mundo tiene que hacer su trabajo: las universidades y centros de investigación orientarse a la transferencia y a la cooperación con la empresa; las administraciones proporcionar la financiación de alto riesgo que las empresas no encuentran al mercado; y las empresas crecer y competir globalmente con estas palancas.

No te pierdas la participación de Xavier Ferràs en AF2021

Clústers Globales de Innovación: Compitiendo en Tecnología e I+D

Grandes plataformas tecnológicas se expanden transversalmente, destinando recursos macroeconómicos a I+D, especialmente en tecnologías exponenciales como la Inteligencia Artificial. Europa, en este contexto, debe buscar la que posiblemente sea su última oportunidad como actor relevante en la economía global frente a modelos asiáticos de alta generación de clústeres.