29-31 MARZO 2022
BARCELONA - CCIB

La sostenibilidad es uno de los grandes retos de nuestra sociedad. También en el sector industrial, que debe apostar por procesos de producción más eficientes y con un menor impacto ambiental. El día 5 de junio de 2021 se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, con el objetivo de aumentar la conciencia medioambiental y fomentar la acción global en la protección del medio ambiente. Ahora bien, es deber de cada día fomentar una industria más responsable y sostenible.

La industria 4.0 se caracteriza por la digitalización de las líneas de producción y fabricación a través de la robótica, la realidad virtual, la Inteligencia Artificial y el Internet of Things. Unas tecnologías que suponen una búsqueda continua de eficiencia y productividad. Así, gracias a la implementación de tecnologías 4.0, no solamente podemos incrementar la competitividad de nuestra industria, sino también la sostenibilidad.

La Inteligencia Artificial tiene un gran potencial para impactar positivamente en la sociedad, contribuyendo al desarrollo sostenible de nuestro planeta. En este sentido, la Inteligencia Artificial ayuda a la optimización de recursos naturales y contribuye a una mayor seguridad y eficiencia energética, y menor contaminación.

En el ámbito social, a pesar del miedo de que la tecnología pueda sustituir a los trabajadores, servirá para crear nuevos puestos de trabajo y mejorar la productividad. En este sentido, la Inteligencia Artificial es una oportunidad para la formación y recualificación profesional. Desaparecerán los trabajos mecánicos y repetitivos y aparecerán nuevos puestos de trabajo más cualificados.

Por otro lado, la robótica colaborativa en la industria también mejora la eficiencia y la sostenibilidad gracias al uso más inteligente de los recursos y a una menor generación de efectos negativos. Así lo indica un artículo de Universal Robots, partner de Advanced Factories, que señala que los robots colaborativos (o cobots) facilitan que las industrias tengan más en cuenta al medio ambiente con su producción gracias a:

  • Un mayor aprovechamiento de los recursos: Las soluciones automatizadas inteligentes están capacitadas para aprovechar mejor todos los consumibles con los que trabaja, gastando menos materias primas. Además, los cobots trabajan con más precisión y menor margen de error, reduciendo la cantidad de productos defectuosos o sobrantes y generando menos residuos.
  • Inversiones de larga durabilidad: Gracias al mayor cuidado y atención de la maquinaria, los cobots ayudan a garantizar una larga vida útil de las máquinas. Además, los kits de aplicaciones hacen que los cobots trabajen de manera más precisa y reduciendo las tareas de mantenimiento que pueden surgir por el contacto con materiales dañinos.
  • Incentivar las producciones locales: Hacer accesible los cobots a pymes y empresas locales ayuda a la relocalización de nuestra industria, haciéndola más competitiva y, a la vez, más sostenible al reducir la huella ecológica de producir en otro lugar.
  • Automatizar al servicio del planeta: La robótica colaborativa y la automatización permiten que los trabajadores puedan centrar sus esfuerzos en innovar en otros aspectos como en la sostenibilidad.