13-15 MARZO 2018
BARCELONA

El impacto de la tecnología 5G en la industria del futuro

El impacto de la tecnología 5G en la industria del futuro
  • Autor: coclick
  • Wednesday 30 August, 07:00h

Mucho se ha hablado hasta ahora del impacto de la llegada de la tecnología 5G. Desembocará en una más que notable mejora de la conectividad a internet sin cables para los usuarios de Internet. Tanto para los consumidores como para el mundo de la empresa y la industria. Pero, ¿qué sectores serán los más beneficiados? ¿A qué tipo de dispositivos conectados a la Red son los que más beneficiará la conectividad 5G? ¿Podemos saberlo antes de que comience su despliegue masivo? Que está previsto para 2020.

Con esta tecnología, la transmisión inalámbrica de datos se disparará. Se podrán alcanzar cientos de Megabytes por segundo. Esta es una velocidad muy superior a las escasas decenas de Megabytes por segundo que permite alcanzar la tecnología 4G. Incluso en las mejores condiciones. Y eso donde hay cobertura 4G. Porque en muchas zonas todavía se tienen que conformar con 3G. O ni eso.

Pero las mejoras que traerá la conectividad 5G no solo se limitan a la velocidad de transferencia. El 5G permitirá conexiones más fiables. También una latencia más baja, lo que abre muchas posibilidades. Sobre todo, para los dispositivos inteligentes conectados e Internet de las cosas, uno de los puntales que harán avanzar la industria 4.0. Pero también para otros sectores, como los coches inteligentes.

Beneficios de la conectividad 5G para la industria 4.0

Las pruebas de esta tecnología ya están bastante avanzadas. También hay una fecha concreta para su puesta en marcha. Pero la infraestructura que la hará posible aún se está desplegando en muchos puntos. Por eso, todavía es demasiado pronto para asegurar con total certeza cuáles serán sus efectos, en particular en el mundo de la industria 4.0. Pero ya hay suficientes pistas para poder aventurarse un poco en los beneficios que acarreará para diferentes sectores.

Es evidente que no todos tendrán las mismas ventajas cuando llegue el 5G. En función del sector, cada empresa y fábrica, cosechará unas u otras ventajas. Algunas empresas, incluso, tendrán que hacer frente a un impacto negativo en su día a día. Es probable que el 5G cause un gran impacto en sus sistemas de producción y distribución habituales.

Pero hay algunas que, sin duda, experimentarán un auge importante gracias al 5G desde el principio. Las que pertenecen al sector de la automoción serán, sin duda, unas de ellas. No solo por las posibilidades que una mayor velocidad y fiabilidad en las conexiones a Internet supone para la conectividad de los futuros coches autónomos. También por la importante mejora en las opciones de conectividad de los vehículos convencionales que fabrican.

Es probable que, gracias a los avances en investigación y desarrollo que están llevando a cabo no sólo los fabricantes de coches, sino también muchas tecnológicas que han comenzado ya a trabajar con ellos, como Google o Nvidia, los vehículos puedan comunicarse entre ellos a medio plazo, lo que puede llegar a evitar accidentes. Además, los vehículos comerciales, como los camiones de transporte y reparto, pueden también contar con opciones de conectividad. Eso permitirá a las empresas fabricarlos con los sistemas necesarios para optimizar las tareas que se llevan a cabo con ellos, lo que mejoraría la logística y reduciría costes.

Pero los dispositivos que caen en la categoría de Internet de las cosas, cada vez más extendidos en la industria 4.0 para realizar sobre todo operaciones de recogida de datos, vigilancia y control de operaciones, serán los grandes beneficiados de una conectividad mucho más rápida. Además, con la llegada del 5G se podrá trabajar en la creación de un protocolo de comunicación de banda ancha específicamente para este tipo de aparatos. Así podrán comunicarse entre ellos y agilizar todo tipo de procesos, lo que llevará a una mayor velocidad y precisión en la producción. También en la toma de datos, necesarios para analizar y estudiar el funcionamiento de procesos, lo que agilizará todo lo relacionado con el Big Data, una de las seis tecnologías que impulsarán la industria del futuro.